Hollywood por la igualdad de género

uy.emedemujer.com

Las desigualdades e inequidades por razones de género han estado presentes en los diversos ámbitos y escenarios de la vida social en las diferentes etapas del proceso histórico. Nuestra época no ha sido la excepción y si bien es cierto que las mujeres participan en múltiples ámbitos, esta participación sigue estando condicionada por su género y realizándose en condiciones de desventaja como menores ingresos, menores beneficios, menores posibilidades de decidir y menor reconocimiento.

 

Este hecho ha sido alertado en repetidas oportunidades por investigaciones académicas, movimientos feministas e individualidades, sin embargo hoy hace eco al haber sido visibilizado por íconos de la gran pantalla.

 

Frente a este hecho las reacciones no se han hecho esperar, algunos han criticado los discursos vindicativos de la igualdad de género en bocas de actrices y actores al considerarlos estrategias publicitarias; sin embargo, -desde mi perspectiva- al ser los medios de comunicación y la industria del cine uno de los principales agentes socializadores constructores y reproductores de concepciones y estereotipos sexistas, sin dudas debe calificarse como positivo que estos espacios comiencen a ser utilizados como plataforma para la visibilización de problemáticas sociales y la convocatoria a su transformación.

 

Hace apenas unos meses la actriz Emma Watson sorprendía a la opinión pública al pronunciar un discurso en la Organización de las Naciones Unidas como embajadora de la campaña “HeForShe”, donde visibilizaba las desigualdades de género y convocaba a hombres y mujeres por igual a sumarse a la superación de las brechas que aún nos aquejan.

 

Y si bien es innegable la condición de privilegio detentada por las mujeres que hacen vida en Hollywood, no podemos obviar el hecho de que en el ámbito cinematográfico esta situación de inequidad por razones de género también se hace manifiesta. Durante el año 2014 ONU Mujeres -de acuerdo al primer estudio mundial sobre las discriminaciones de género en la industria cinematográfica- denunciaba que sólo 23% de las películas tienen un protagonista femenino, solo el 31% de personajes hablantes en películas son femeninos, las mujeres tienen dos veces más probabilidad que los hombres de aparecer vestidas de manera sexy y parcialmente o totalmente desnudas en películas, solamente 14% de los ejecutivos y 10% de los políticos de alto nivel presentados en películas son mujeres, y de 1452 directores de películas 21% eran mujeres.

 

Así mismo, la organización The Representation Project también puso de manifiesto las desigualdades de la industria en la 87 ceremonia de los premios Oscar mediante la campaña #AskHerMore (pregúntale más) apoyada por la actriz Reeese Witherspoon. De acuerdo a esta organización en galas como las de los Oscar las mujeres están presionadas a responder a preguntas sobre su apariencia vestidos, zapatos, peinados y maquillaje, mientras que los hombres son consultados sobre sus papeles, expectativas y proyecciones.

 

Por ello, no es casual que la actriz Patricia Arquette durante la recepción de su premio, -consciente de la audiencia, así como, de la importancia otorgada mundialmente a este evento- aprovechara la tribuna para visibilizar las desigualdades de género que aún persisten en nuestra sociedad y en la industria cinematográfica afirmando que: “A todas las mujeres que han dado a luz, a todas las mujeres que pagan impuestos, a todas los ciudadanas de esta nación. Hemos luchado por la igualdad de todos. Es el momento de conseguir la igualdad salarial de una vez por todas e igualdad de derechos para todas las mujeres”.

 

Esther Pineda G 

Publicado en Contrapunto, Caracas, Febrero 2015.