La declaración de Bogotá: por los derechos de las mujeres y la justicia tributaria

Como bien sabemos, los procesos tributarios no son azarosos, inofensivos o neutrales. En primer lugar, la mayoría de ellos han sido diseñados por los sectores privilegiados política y económicamente para mantener dicha condición de privilegio; pero también han sido monopolizados por los hombres para los hombres, en detrimento de las mujeres.

 

De acuerdo a ello, es posible afirmar que los sistemas impositivos afectan de forma diferenciada a las mujeres, y de estas, en mayor medida a las mujeres de bajos recursos, mujeres rurales, mujeres indígenas, mujeres afrodescendientes, mujeres con discapacidad, mujeres lesbianas, mujeres transexuales, quienes a nivel mundial acceden al trabajo remunerado en condiciones de desigualdad y la más de las veces de precariedad. Aún en la actualidad las mujeres están poco representadas en el mundo de la propiedad y la gobernanza, una gran cantidad de ellas no pueden acceder al trabajo remunerado, no poseen ingresos propios, y aquellas que acceden a este, laboran en áreas de poco reconocimiento y estima social, recibiendo menor remuneración y siendo más propensas a la pobreza; sin embargo, se les impone igual esfuerzo contributivo pese a su menor capacidad tributaria.

 

Pero esta problemática se ha convertido en un ámbito de preocupación en los estudios sobre género y tributación, pero también en un escenario de acción por parte de los movimientos de mujeres y las organizaciones mundiales que luchan por la justicia tributaria; este hecho motivó la realización del Primer Encuentro Global Derechos de las Mujeres y Justicia Tributaria celebrado del 13 al 15 de junio de 2017 en Bogotá, Colombia. En este espacio se dieron cita mujeres de todo el mundo, entre ellas: defensoras, activistas, juristas, académicas, escritoras, profesionales y sindicalistas de los servicios públicos; para exponer las investigaciones e iniciativas que en la materia se están llevando a cabo en sus respectivas regiones y países, para visibilizar las problemáticas diferenciadas a las que se enfrentan las mujeres en materia laboral y tributaria, para  intercambiar experiencias, para realizar enlaces entre instituciones e individualidades, y para estrechar y fortalecer vínculos entre los estudios de género, los estudios tributarios y los movimientos sociales; todo con el propósito de diagnosticar, diseñar e implementar iniciativas que permitan minimizar el impacto negativo de la tributación en la vida de las mujeres y convertir las políticas fiscales en herramientas que permitan contribuir a la erradicación de los estereotipos, desigualdades,  las brechas de género y la inequidad tributaria.

 

Del referido encuentro organizado por la Fundación Friedrich Ebert Stiftung Colombia, la Alianza Global por la Justicia Fiscal, la Red de Justicia Fiscal, y la Internacional de Servicios Públicos, surgió la Declaración de Bogotá sobre Justicia Fiscal por los Derechos de las Mujeres 2017, en la cual:

 

  • Se observa que el mantra de “impuestos para el crecimiento” promovido por el Banco Mundial, el FMI, la OCDE y la UE ha llevado a continuos recortes presupuestarios de servicios y programas gubernamentales, es decir, a la austeridad gubernamental permanente. En los países de bajos ingresos, incluso en aquellos con cargas tributarias crecientes, el resultado ha sido por un lado, una mayor dependencia de un IVA regresivo y discriminatorio contra las mujeres, y de impuestos a las materias primas, particularmente onerosos para quienes carecen de seguridad económica, y por el otro, un uso decreciente de impuestos personales progresivos e impuestos corporativos que deberían ser utilizados para recaudar más ingresos procedentes de aquellos que ganan más.

 

  • Se reconoce que el resultado final de los modelos de tributación para el crecimiento ha sido un aumento de la concentración de ingresos y riqueza en manos de un pequeño número de individuos muy ricos y de grandes corporaciones. Las crecientes desigualdades de ingresos entre el Norte y el Sur, entre los ricos y todos los demás, y entre mujeres y hombres, han alcanzado niveles críticos en países que se encuentran en todos los niveles de desarrollo.

 

  • Se reconoce los desafíos que enfrentan las mujeres a causa de una financiación inadecuada para implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la provisión de servicios públicos.

 

Ante este fenómeno, la declaración de Bogotá se plantea:

 

  • Recordar los compromisos asumidos por los líderes mundiales para tomar las medidas necesarias para recaudar recursos para la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas.

 

  • Exigir la referencia completa y explícita a los compromisos políticos y legislativos de generar obligaciones nacionales e internacionales para recaudar los ingresos necesarios para alcanzar dichos objetivos, recaudar dichos ingresos a través de leyes fiscales progresivas que reconozcan y promuevan los derechos de las mujeres, y gastar dichos ingresos de manera que se eliminen no sólo las desigualdades estructurales de larga data entre mujeres y hombres (mediante la provisión de acceso universal y en manos públicas a la educación pública, salud, cuidado, agua, saneamiento, transporte, protección social), sino también aquellas disparidades entre los que carecen de derechos y los poderosos, y entre países con diferentes niveles de desarrollo y sostenibilidad económica.

 

  • Comprometer a los interesados a presentar soluciones para abordar la negación de los derechos humanos a las mujeres planteadas por los sistemas tributarios regresivos, que apoyan y crean un empobrecimiento y una marginación crecientes de las mujeres en la economía global.

 

Además, las organizaciones que convocan y suscriben la Declaración de Bogotá sobre Justicia Fiscal por los Derechos de las Mujeres se comprometen a:

 

  • Promover la justicia fiscal por los derechos de las mujeres.

 

  • Establecer un movimiento global de justicia fiscal por los derechos de las mujeres, trabajando juntas y juntos para promover una arquitectura financiera internacional equitativa e inclusiva que promueva la justicia tributaria, el desarrollo sostenible y el crecimiento económico para todas y todos.

 

  • Organizar reuniones globales regulares sobre la justicia fiscal por los derechos de las mujeres a fin de planificar estratégicamente juntas y juntos, hacer un balance de los progresos y destacar los desafíos para prever futuras acciones de incidencia.

 

Estas denuncias, exhortaciones, propuestas e iniciativas persiguen la reconfiguración del sistema tributario hacia políticas más progresivas y equitativas, pero sobre todo, su consolidación como instrumento para transitar hacia la igualdad de género.

 

**

Para consultar el texto de la Declaración visita:   https://www.globaltaxjustice.org/sites/default/files/ES_Declaracio%CC%81n-de-Bogota%CC%81.pdf y para suscribir en apoyo a esta Declaración:  https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSc7ZBELQ3eYkw7hB-ebOAvv2rQ2dG0oGVbLqB5mf044iwJbAQ/viewform

 

Esther Pineda G

Publicado en La Red 21, Montevideo, Diciembre 2017.