La práctica del plagio en el feminismo Venezolano

Como bien saben muchos de mis lectores, desde el año 2009 he consolidado de manera constante, progresiva y sistemática mi trabajo como autora, a través de distintos formatos de publicaciones como lo son las columnas de opinión, los artículos de divulgación en publicaciones periódicas, los artículos académicos en revistas especializadas y los libros, tanto en Venezuela como en el extranjero, a fin de poner al alcance de todos los públicos la discusión sobre temas como la igualdad de género, la discriminación racial y los derechos Lgbti. Pero ha sido recientemente que he vivido una de las situaciones más desagradables que puede experimentar un escritor, el plagio de sus contenidos.

 

Un párrafo exacto y completo de mi artículo titulado “El riesgo de ser mujer” publicado el 19 de septiembre de 2017 en la columna mensual que mantengo en el diario uruguayo LaRed21 http://www.lr21.com.uy/mujeres/1345363-el-riesgo-de-ser-mujer , publicado el 20 de septiembre en el portal AIM Digital en Argentina http://www.aimdigital.com.ar/2017/09/20/el-riesgo-de-ser-mujer/ , publicado el 24 de septiembre en mi web EPGconsultora http://www.epgconsultora.com.ve/blog/articulos-violencia-de-genero/el-riesgo-de-ser-mujer y publicado el 10 de octubre en mi columna #CuestiónDeIgualdad en el diario Voces de El Salvador http://voces.org.sv/2017/10/10/el-riesgo-de-ser-mujer/ , fue plagiado por una señora llamada Carmen Hernández en un artículo titulado “¡Alerta femicidios!” http://www.correodelorinoco.gob.ve/comunicacion-alternativa-y-contrahegemonica/ publicado el 29 de octubre en el periódico venezolano Correo del Orinoco, específicamente en el espacio semanal que mantiene La Araña Feminista.

 

“Ser mujer en una sociedad patriarcal, sexista, misógina, androcéntrica y falocéntrica es sin lugar a dudas una condición de riesgo. Los hombres han sido socializados desde la permisividad y la promoción de la violencia, para la apropiación de todo aquello que se erige ante sus ojos y desea poseer, para la construcción y subordinación de otredades, y por tanto, socializados también para la victimización de las mujeres” (Esther Pineda G.)

 

No bastando con el vergonzoso plagio realizado por esta persona, las frases de mi autoría han sido compartidas sin mi nombre y atribuyéndoselas a la plagiadora en las redes sociales de las agrupaciones feministas denominadas “Tinta Violeta” y “Proyecto Amada”.

 

 

 

Al percatarme de lo ocurrido escribí públicamente en las redes sociales de estas agrupaciones, alertando sobre la situación y denunciando el plagio; no obstante, lo más sorprendente y decepcionante fue la respuesta recibida. El articulo plagiado por Carmen Hernández no fue retirado de los portales web donde fue publicado, las frases de mi autoría que se le atribuyen no fueron eliminadas de las redes sociales de las páginas mencionadas y, no hubo ningún pronunciamiento de rechazo a la práctica del plagio, de solidaridad o disculpa pública dirigida a mi persona por lo ocurrido. La respuesta recibida por parte del Proyecto Amada en Facebook fue: “la amiga que lleva esta parte del proyecto no está poniendo los créditos”, de Tinta Violeta en Twitter: “no teníamos idea que esa cita es de tu autoría”, y vía correo electrónico por parte de la señora Alba Carosio coordinadora de la Araña Feminista: “se trata de un párrafo de cita textual, sin haber colocado la referencia”. Es decir, el plagio de mis contenidos no solo ha sido permitido, sino además encubierto, naturalizado y minimizado por estas organizaciones.

 

 

 

 

El silencio, la justificación y el enmascaramiento de este lamentable hecho solo pone en evidencia la grave crisis de valores que experimenta la sociedad venezolana, donde la antiética, el irrespeto y el plagio se ven con beneplácito y se cotidianizan; prácticas que invaden cada vez más, corrientes como el feminismo que pretenden erigirse como contra hegemónicas, pero que en la realidad funcionan como franquicias carentes de ética y sororidad.

 

 

Esther Pineda G.

Socióloga (2010), Magíster Scientiarum en Estudios de la Mujer Mención Honorífica (2013), Doctora en Ciencias Sociales Mención Honorífica (2015) y Postdoctora en Ciencias Sociales (2017) egresada de la Universidad Central de Venezuela. Fundadora y consultora en EPG Consultora de Género y Equidad. Columnista en diversos medios de comunicación venezolanos y extranjeros. Investigadora y conferencista en los temas de igualdad de género, discriminación racial y derechos Lgbti. Autora de los libros: Roles de Género y Sexismo en seis discursos sobre la Familia Nuclear (Una Aproximación Sociológica), Buenos Aires: Acercándonos Ediciones (2011). “Reflexiones sobre teoría sociológica clásica. Una aproximación al pensamiento de Karl Marx, Max Weber y Emile Durkheim”, Saarbrücken: Editorial Académica Española (2011). “Apuntes sobre el amor”, Buenos Aires: Acercándonos Ediciones (2013). “Las mujeres en los dibujos animados de televisión”, Madrid: Con Ética Editorial (2013). “Racismo, endorracismo y resistencia”, Caracas: Editorial el Perro y la Rana (2014 y 2017). “Bellas para morir. El establecimiento del canon de belleza femenina como una nueva forma de misoginia”, Buenos Aires: Acercándonos Ediciones (2014). “Las mujeres en los dibujos animados de televisión (Una aproximación sociológica)”, Buenos Aires: Acercándonos Ediciones (2015). “Racismo y brutalidad policial en Estados Unidos”, Buenos Aires: Acercándonos Ediciones (2017) y “Machismo y vindicación: La mujer en el pensamiento sociofilosófico” Buenos Aires: Prometeo Editorial (2017).