El negocio: otra mirada de la prostitución

o-negocio-hbo-latino-series-serializados

En el año 2013 HBO incorporo a su parrilla televisiva la serie “El negocio”. Esta serie destaca entre muchas otras al abordar de manera explícita el tema de la prostitución. La serie inicia con Karin y Luna, universitarias y prostitutas de elite que frente al hecho de ser explotadas por sus proxenetas -a quienes debían entregar un porcentaje significativo de los recursos obtenidos mediante la venta de su cuerpo- decidieron hacer uso de sus conocimientos de marketing para superar su condición de explotadas.

 

La serie nos presenta varias situaciones fundamentales, por una parte la realidad y experiencia de una gran proporción de la población latinoamericana que ha decidido apostar por el emprendimiento, pero también nos muestra los obstáculos, inversiones, conocimientos y estrategias requeridas para establecer un negocio.

 

Además de ello, la serie se caracteriza por ser una de las pocas en las que el protagonismo es concedido a las mujeres, a diferencia de la gran mayoría de las series producidas y transmitidas en las grandes cadenas televisivas cuyos productos continúan siendo protagonizadas por personajes masculinos.

 

No obstante, la serie habrá de ser novedosa por presentar otra mirada del fenómeno de la prostitución. La serie además de ser protagonizada por mujeres, llamará la atención la actitud emancipada de las personajes, independientes, autónomas en su vida personales y quienes a diferencia de las representaciones clásicas y tradicionales no incursionan en este estilo de vida como consecuencia de la pobreza, la necesidad, la ignorancia, la trata, la violación o los traumas infantiles, por el contrario, la serie intenta mostrarnos la prostitución de élite en auge de las últimas décadas.

 

maxresdefault

 

Las protagonistas de esta serie Karin, Luna y Magali incursionan en este ámbito por diversos motivos, entre ellos el aburrimiento, el deseo de obtener recursos d manera rápida y sin mayores esfuerzos, pero también por el disfrute de la sexualidad. La serie visibiliza un fenómeno considerado aún en la actualidad como un tabú, evidencia la extendida oferta y demanda del cuerpo y la sexualidad considerada una mercancía, pero también las mentiras, las críticas y la sanción moral a la que se enfrentan quienes participan de este estilo de vida.

 

Así mismo, la serie propone una discusión interesante sobre este tema, ¿Es la prostitución una perversión y representación de la decadencia de la sociedad? ¿Destructora de la institución familiar, la moral y los valores? ¿O por el contrario y como afirmase su protagonista Karin en uno de los diálogos de su segunda temporada, la prostitución es una institución protectora de la institución familiar, garante de la estabilidad de la unidad conyugal y minimizadora del conflicto mediante la canalización de la sexualidad no permitida?

 

¿Y ustedes lectores/as de esta columna, cual es su postura sobre este tema?

 

Esther Pineda G 

Publicado en Contrapunto, Caracas, Noviembre 2014.