Población Lgbti: entre el estigma y la sanción social

La represión de las identidades de género y el ejercicio de la sexualidad ha sido construida, naturalizada, propagada y fortalecida por las instituciones sociales, de este modo se prescribió y definió una sexualidad “buena”, “normal” y “natural”; heterosexual, monogámica, genitalizada, coital, reproductiva y en pareja; conducta que según la antropóloga Gayle Rubin se ve recompensada con el reconocimiento de salud mental, respetabilidad, legalidad, movilidad física y social, apoyo institucional y beneficios materiales. Cualquier expresión de la sexualidad ajena a esta previamente definida, es decir: homosexual, sin matrimonio, no procreadora, esporádica, entre otras, es considerada “mala, “anormal” o “antinatural”, y será rechazada, excluida, silenciada, invisibilizada y rigurosamente sancionada. (más…)

Violencia y discriminación LGBTI en la educación

La discriminación en sus diversas formas y manifestaciones es uno de los fenómenos más arraigados, cotidianizados y naturalizados en las sociedades contemporáneas; génesis de la violencia, la exclusión, y sin embargo, con frecuencia obviada, desestimada e inclusive negada. Entre estas múltiples y diversas formas de discriminación una de las que encuentra más adeptos y ejecutores es la discriminación contra la población LGBTI, fundamentada en la identidad de género y las preferencias sexo-afectivas de las personas. (más…)

Identidades bajo sospecha

La homosexualidad, la bisexualidad y el transgenerismo han estado presentes en las diferentes etapas del proceso histórico social; sin embargo, las identidades y preferencias que han transgredido el binarismo de género y la heteronormatividad impuesta han sido sancionadas en correspondencia con los poderes e intereses dominantes, encontrando legitimidad en el pensamiento religioso, filosófico y científico. (más…)