Femicidio: misoginia, sexismo y sentido de propiedad

El término femicidio fue acuñado en 1976 por la escritora feminista Diana Russell, con el objetivo visibilizar el asesinato de mujeres realizado por hombres motivado por odio, desprecio, placer o un sentido de propiedad sobre las mujeres, y por tanto diferenciar este tipo de crímenes de los homicidios comunes. La confusión se inicia en el año 2006 cuando Marcela Lagarde traduce al español los textos de Diana Russell y sustituye el termino femicidio por feminicidio; no obstante, con independencia de que se emplee un término u otro en los diferentes países y legislaciones, el significado apunta siempre a lo mismo: el asesinato de una mujer por el hecho de ser mujer. (más…)

Misoginia de Estado: brutalidad policial y políticas represivas de seguridad

Uno de los núcleos centrales de los estudios de género y de los movimientos feministas ha sido durante años la violencia contra la mujer; entre estas la violencia verbal, psicológica, sexual y física ejercida por los hombres contra las mujeres, así como, su expresión extrema en el femicidio. A ello se suma la denuncia de la violencia ejercida por las instituciones de justicia y la revictimización de las mujeres que acuden a ellas para denunciar las múltiples, repetidas y sistemáticas formas de victimización a las que han sido sometidas. No obstante, un tema que ha sido desatendido por los estudios de género y el movimiento feminista ha sido aquella violencia contra la mujer ejercida por el Estado, un Estado patriarcal, androcéntrico y en algunos casos misógino, cuya violencia se ejerce principalmente a través de la vulneración de los derechos humanos por parte de los cuerpos de seguridad y la brutalidad policial. (más…)

El riesgo de ser mujer

Nos quedamos callados,
ni una protesta
ni una sola palabra
se pronunciaron.
Nada se dijo.
Y todos fuimos cómplices
de los canallas
todos quedamos con las manos
embarradas de lodo.
(Isabel Ruano)

 

Ser mujer en una sociedad patriarcal, sexista, misógina, androcéntrica y falocéntrica es sin lugar a dudas una condición de riesgo. Los hombres han sido socializados desde la permisividad y la promoción de la violencia, para la apropiación de todo aquello que se erige ante sus ojos y desea poseer, para la construcción y subordinación de otredades, y por tanto, socializados también para la victimización de las mujeres. (más…)