Alcances y contradicciones del feminismo mediático

¿Qué mujer alrededor del mundo no ha sido acosada por un desconocido en el transporte público, por un compañero de clases, por un familiar político, por un profesor, por un jefe? ¿Cuantas veces no hemos tenido que esquivar situaciones indeseadas, prácticas que superan el coqueteo, la seducción y la insinuación para despertar nuestras alertas e incluso considerar estar en riesgo de una inminente violación? ¿Cuantas veces no hemos tenido que callar estas distintas formas de abuso y acoso por miedo de que no nos creyeran, de ser culpadas, de que se diga que nos lo buscamos, de ser reprobadas y expulsadas, de ser despedidas de nuestros trabajos?

 

Muchas mujeres hemos experimentado esta situación, el malestar de un contacto o proposición indeseada, el miedo a la violencia o la imposición en el contexto de una relación de poder, el temor de ver afectado lo que hemos logrado; la mayoría lo hemos vivenciado, pero pocas hemos hablado de ello, incluso entre nosotras mismas. El acoso y la violencia sexual se nutren del silencio, pues así funciona el patriarcado y la cultura de la violación, hace creer a todos e incluso a la propia víctima que es una situación que ella ha procurado, lo cual por el temor a la acusación, el rechazo y el descrédito la obliga a callar; silencio que a los abusadores les permite reproducir y perpetuar sus dinámicas y prácticas de abuso y violencia sexual. (más…)