Licencia para matar: In-justicia patriarcal y cultura femicida

En las diferentes etapas del proceso histórico social y en las diversas formas organizativas que conocemos, la vida de las mujeres no ha valido, ni vale, lo mismo que la vida de los hombres. Esta valoración diferenciada explica por qué, ante el asesinato de los hombres se buscan de forma vehemente culpables y justicia, pero ante los crímenes cometidos contra las mujeres se buscan justificaciones y se promueve la impunidad.

 

Estos hechos en su conjunto permiten afirmar que vivimos en una femicide culture (cultura femicida). Esta cultura femicida puede definirse como una forma de organización social que subvalora y menosprecia la vida de las mujeres en relación a la vida de los hombres, en la que se les concibe como prescindibles, desechables, y por tanto, sustituibles. Una cultura femicida es aquella donde se acepta, naturaliza y justifica el asesinato de mujeres por el hecho de ser mujeres, donde se permite su asesinato, se deja que ocurra con beneplácito, donde se encubre a sus perpetradores y donde se premia la comisión de crímenes sexistas y misóginos con la impunidad. (más…)

El cuento de la criada ¿ficción o realidad?

En el año 1985 la escritora canadiense Margaret Atwood escribió la que se convertiría en una de sus más emblemáticas obras, The Handmaid’s Tale (El Cuento de la Criada). Esta novela ambientada en los Estados Unidos y llevada a la gran pantalla en el año 1990 y a la pequeña pantalla en 2017, describe una sociedad distópica en la cual, tras un golpe de estado y el asesinato del presidente, se instauró una sociedad totalitaria denominada República de Gilead, la cual se organizó en torno a los valores del puritanismo religioso, el biologicismo funcionalista, y cuyas principales víctimas fueron las mujeres. (más…)

Violencia sexual y neo-colonialismo: Cooperación internacional y ayuda in-humanitaria

El proceso de colonización europea en América se caracterizó por la invasión territorial de los colonos europeos, su autoproclamación como superiores, aunado a la inferiorización de los pueblos indígenas y africanos – considerados por estos como atrasados, incivilizados, salvajes y primitivos-; este hecho sirvió como justificación para la realización de la violencia, la expoliación de sus recursos y la apropiación de los cuerpos sexuados de las mujeres racializadas. Pero estos hechos aunque parecen cosas del pasado, continúan más vigente que nunca en las sociedades contemporáneas. (más…)