Licencia para matar: In-justicia patriarcal y cultura femicida

En las diferentes etapas del proceso histórico social y en las diversas formas organizativas que conocemos, la vida de las mujeres no ha valido, ni vale, lo mismo que la vida de los hombres. Esta valoración diferenciada explica por qué, ante el asesinato de los hombres se buscan de forma vehemente culpables y justicia, pero ante los crímenes cometidos contra las mujeres se buscan justificaciones y se promueve la impunidad.

 

Estos hechos en su conjunto permiten afirmar que vivimos en una femicide culture (cultura femicida). Esta cultura femicida puede definirse como una forma de organización social que subvalora y menosprecia la vida de las mujeres en relación a la vida de los hombres, en la que se les concibe como prescindibles, desechables, y por tanto, sustituibles. Una cultura femicida es aquella donde se acepta, naturaliza y justifica el asesinato de mujeres por el hecho de ser mujeres, donde se permite su asesinato, se deja que ocurra con beneplácito, donde se encubre a sus perpetradores y donde se premia la comisión de crímenes sexistas y misóginos con la impunidad. (más…)

El cuento de la criada ¿ficción o realidad?

En el año 1985 la escritora canadiense Margaret Atwood escribió la que se convertiría en una de sus más emblemáticas obras, The Handmaid’s Tale (El Cuento de la Criada). Esta novela ambientada en los Estados Unidos y llevada a la gran pantalla en el año 1990 y a la pequeña pantalla en 2017, describe una sociedad distópica en la cual, tras un golpe de estado y el asesinato del presidente, se instauró una sociedad totalitaria denominada República de Gilead, la cual se organizó en torno a los valores del puritanismo religioso, el biologicismo funcionalista, y cuyas principales víctimas fueron las mujeres. (más…)

Misoginia de Estado: brutalidad policial y políticas represivas de seguridad

Uno de los núcleos centrales de los estudios de género y de los movimientos feministas ha sido durante años la violencia contra la mujer; entre estas la violencia verbal, psicológica, sexual y física ejercida por los hombres contra las mujeres, así como, su expresión extrema en el femicidio. A ello se suma la denuncia de la violencia ejercida por las instituciones de justicia y la revictimización de las mujeres que acuden a ellas para denunciar las múltiples, repetidas y sistemáticas formas de victimización a las que han sido sometidas. No obstante, un tema que ha sido desatendido por los estudios de género y el movimiento feminista ha sido aquella violencia contra la mujer ejercida por el Estado, un Estado patriarcal, androcéntrico y en algunos casos misógino, cuya violencia se ejerce principalmente a través de la vulneración de los derechos humanos por parte de los cuerpos de seguridad y la brutalidad policial. (más…)