Poemas de Víctor Valera Mora para recordar que el amor no florece en las ventiscas de la carne

La obra del Venezolano Víctor “El Chino” Valera Mora se caracteriza y encuentra su riqueza poética en la sencillez de sus enunciaciones, la cercanía de su verbo, y en la diversidad de temáticas, emociones y experiencias universales a las cuales nos aproxima. A través de sus versos nos pasea por esa dualidad emotiva (alegría y desencanto, rabia y consuelo, impotencia y reflexión) que experimentamos ante los ámbitos más complejos de nuestras vidas, como lo son la política, los ideales, el deseo, el amor y el desamor. Les compartimos una selección de los mejores poemas de Víctor Valera Mora que les hará querer conocer más de este autor: (más…)

Frases de Victor Valera Mora para entender que nada muere para siempre mientras los amantes no cesen de existir

Víctor Valera Mora, mejor conocido como “el chino”, fue uno de los poetas venezolanos más prolíficos. Nació en 1935, y estudió sociología en la Universidad Central de Venezuela. En la década de los 60, la situación política del país,  los giros de trama en la vida social y política lo llevaron a adoptar un pensamiento de izquierda y posteriormente a la constitución de “La pandilla de Lautreamont”, junto a un grupo de amigos artistas del núcleo iconoclasta. Sobre esta época él afirmaría: “las contradicciones echaron las cartas sobre la mesa, y tomaste partido y te convulsionaste en la lucha de clases”.

 

Desde su inicio en las letras, en 1961, hasta su pronta muerte en 1984, con 49 años de edad, publicó: “Canción del soldado justo”, “Amanecí de bala”, “Con un pie en el estribo”; “70 poemas stalinistas” (con el cual se hizo acreedor al Premio de Poesía del Consejo Nacional de la Cultura en 1980), y “Del ridículo arte de componer poesía”. (más…)

El trabajo y los escritores

Faulkner_652fac_c

Karl Marx tenía razón, la división del trabajo en la sociedad contemporánea se erige como una división sectarista y desarticuladora del ser social; lo monopoliza y absorbe en una actividad productiva específica e impuesta, limitando sus posibilidades de realización. La división del trabajo en la sociedad contemporánea se caracteriza por la separación del trabajo físico e intelectual, convirtiendo al sujeto en un cuerpo vacío, en instrumento de producción, capaz de despojar al individuo de su actividad creativa y creadora. (más…)